EL MECHERO BUNSEN
 
REBELS E IVANA

"Una moto no pierde aceite, marca territorio"

     Sábado 27 de noviembre. Anoche fuí a la preceptiva reunión de mi grupo motero Rebels Tarragona. Hacía un mes largo que no me presentaba porque trabajaba, y todo han sido buenas vibraciones. Me uní a ellos hace casi un año, a través de una compañera de trabajo, y ahora mantengo que antes, cuando salía en moto yo solo, o en compañía de un vecino para ir a la cercana Santes Creus a tomar un cortado, si me hubieran preguntado, elegiría a los Rebels como el grupo ideal para integrarme. Además de gozar viajando en compañía, rodeado de motos espectaculares y sonidos poderosos, de una estética rockera que siempre ha sido la mía, con ellos puedo sentir lo que es la solidaridad -mejor la fraternidad-, la fuerza de un grupo donde todos vamos a una...

     Dicen ellos que sus prioridades son familia, trabajo y moto. Siempre salen a la carretera acompañados de sus mujeres, y a veces se traen a los hijos al club que tenemos en una granja de Baix Camp. Dos semanas atrás consiguieron en Granada una moto inutilizada que han colgado del techo del club.

     Como todo grupo, tiene una normas que hay que cumplir, y una jerarquía a la que que someterse. Teniendo en cuenta mi carácter independiente, no me ha supuesto ninguna dificultad acatar las normas, pues lo recibido como contrapartida es satisfactoria en grado sumo. Ya he compartido con los Rebels salidas de fín de semana a Alcalá de Henares, a Pina de Ebro (Zaragoza) y a Cuenca. Y una decena más por la provincia o o adyacentes: Tárrega, Platja d'Aro, Barcelona, Flix, ...

     Los rebels son uno de los pocos grupos moteros repartidos por el territorio nacional, con más de media docena de capítulos o agrupaciones locales. En su fundación, hará unos cuatro años, fueron apadrinados por los Hells Angels, lo que nos confiere un cierto prestigio dentro de la órbita motera española. No ha faltado en alguna de estas salidas la emoción, la intensidad, el incidente, que no puedo explicar aquí por pura discreción.

Ivana

     Hoy sábado me he levantado pronto y he cogido el tren hasta la estación de Sants de Barcelona, donde he quedado al mediodía con Ivana, una rusa de mi edad madura, bastante alta y en verdad guapa, de ojos azul claro -que se ponen verdes cuando se enfada, dice ella-, labios sensuales con sus bordes a lápiz resaltados, cabello rubio, y una sonrisa...no diré cautivadora por ser un tópico, dejémoslo en una sonrisa que invita a adentrarse en ella. Está empleada en una casa de la Bonanova cuidando a una anciana. Lleva seis años en España trabajando intensamente para costear las viviendas que ha comprado en su ciudad natal para sus dos hijas.

     La mañana ha sido fresca pero soleada. Hemos paseado por la montaña de Monjuich, hasta entrar a ver el estadio olímpico, ahora en desuso. Bajando por la loma del monte hemos entrado en el parque Laribal, donde el agua es su esencia y discurre por estanques, fuentes y cascadas. Hemos contemplado diversas esculturas de desnudos femeninos y buscado desde el mirador la silueta de la Sagrada Familia. Todas las losas de arcilla, dispuestas a modo de baranda, estaban ocupadas por corazones y nombres de algunas de las cientos de parejas que entre la frondosa vegetación se habrán declarado su amor. ¿Cuántas de ellas fructificaron? Me siento triste pensando en ello mientras escribo. Tristeza por esas parejas rotas, por sus ilusiones desvanecidas en la vorágine de la vida moderna. Los jardines de Montjuic, la font de Gat que no hemos descubierto, tan sólo son un pequeño reducto cargado de poesía frente al magma prosaico de la ciudad gris que ruge a sus pies.

     Tras un vermut hemos comido en un resturante demasiado sencillo para ser el primer encuentro, pero pagaba quien suscribe, y no son tiempos para lujos. La conversación ha sido convencional en todo momento, en torno a los tópicos de Rusia y España, y a nuestros trabajos y proyectos de futuro. Parecía no sentirse cómoda cuando la miraba a sus ojos sin decir nada, por el puro gozo de contemplar la belleza. Esto es importante para mí. No entrará en mi corazón la mujer que no me permita con naturalidad, con sensibilidad, dejarme mirarla sin la necesidad de decir algo que sólo romperá la ternura del silencio.

     Es quizá una tara que arrastro de la última pareja que tuve hace ya tres años. Tenía Maribel unos fantásticos ojos verdes que me dejaba mirarlos durante minutos sin pestañear, sin interrumpir nuestras miradas con banales palabras, sintiendo pura emoción, aumentándonos el ritmo de nuestros corazones.

     De vuelta tras el café a la estación -tenía ella compromisos con sus amigas- me ha cogido todo el tiempo del brazo. Yo sólo deseaba probar sus esponjosos labios, consiguiéndolo sólo en un parco beso de despedida. El fin de semana próximo, puente de la Constitución, aprovechará Ivana para viajar a Roma unos días con una amiga.

     Ya en Tarragona, en el trayecto de la estación a mi casa, he visto en la Rambla a un grupo de capoeira realizando esa extraña danza donde dos personas buscan armonizar el cuerpo y la mente.

                                     ----------------------------------------------------------------------------

     Entre las numerosas listas que he acumulado a lo largo de mi vida destaca lo que denomino "items", que creo se define como unidades de información. Con el tiempo las he organizado en tres apartados: Primer Libro (contenidos y herramientas para un libro que nunca escribiré), Generales (sobre cualquier cosa, desde una lista de la compra hasta frases interesantes propias y ajenas) y Periodísticos. Esta lista que reproduzco aquí es divertida porque refleja la ingenuidad que conllevaban los proyectos de un servidor:

LIBROS FUTUROS

  1. Diario de un Puticlub

  2. Viriato

  3. Sueños Nucleares ("En la colonia penitenciaria")*

  4. Vida y muerte de Juan Segura

  5. Historia de un paraca (o un soldado en la Guerra Civil que cambia de bando)

  6. EL "ligón de playa"

  7. Un extremeño anónimo que se embarca en la Conquista de América

  8. Historia de un torero


* Aquí la intención sería relacionar mi experiencia en centrales nucleares y el argumento del relato de Kafka "En la colonia penitenciaria"